Ancianos abandonados recurren a la generosidad de los villavicenses para tener recursos para vivir

Pedro Martínez y José Luis, dos abuelos enfermos que viven juntos en una habitación, recurren a la solidaridad de los llaneros para obtener recursos para sobrevivir.

Los dos hombres, de 79 y 66 años, que están abandonados, residen en una habitación alquilada en el barrio Nueva Floresta en Villavicencio, donde duermen en colchones.

La situación de estos ancianos es complicada, ya que, José Luis, es diabético, hipertenso y tiene problemas visuales, mientras que Pedro tiene erisipela en una de sus piernas.

Las dos personas de la tercera edad viven de las donaciones que le hacen algunos de sus vecinos y de lo poco que vende Pedro en su puesto -nuevo además- de dulces en el sector del Estero, en el que trabaja de 8: 00 a.m. a 4:00 p.m.

Las ayudas que reciben los ancianos no son suficientes para subsanar los gastos de arriendo, alimentación y medicamentos que necesitan, es por ello que recurren a la solidaridad de los llaneros.

«Si hay alguien que me pueda ayudar en comidita o lo que me quieran dar, Dios se los va a recompensar», agregó Pedro.

Por su parte, José Luis hace un llamado para que en la Nueva EPS, donde es subsidiado, le colaboren para ser atendido y evitar que pierda la visión.

A través de las líneas 3123806499 o 3114723108, quienes deseen colaborar a los abuelos, pueden entregar sus donaciones.

Por: Stiven Pérez
Comunicador Social – Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.