Código nacional de seguridad y convivencia ciudadana

El objetivo de este Código es establecer las condiciones para la convivencia en el territorio nacional al propiciar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de las personas naturales y jurídicas, así como determinar el ejercicio del poder, la función y la actividad de Policía, de conformidad con la Constitución Política y demás ordenamiento jurídico. Quiero resaltar, que éstas normas del Código Nacional de Seguridad y Convivencia, son de carácter preventivo, tal como lo señala la Ley 1801 de 2016, y la Ley 2000 de 2019.

El nombre de Código Nacional de Policía, y convivencia, desapareció el pasado 14 de noviembre de 2019, y de ahora en adelante, debemos hablar del Código Nacional de Seguridad y Convivencia ciudadana.

Convivencia, es la interacción pacífica, respetuosa y armónica entre las personas, con los bienes y con el ambiente, en el marco del ordenamiento jurídico. Por tal razón, todos los colombianos y extranjeros, al resolver nuestras diferencias, al manifestar nuestras inconformidades, o hacer alguna reclamación a otra persona, debemos hacerlos utilizando el diálogo y la comunicación respetuosa, pacífica y asertiva. 

Es muy importante ser limpios con nuestras palabras, y nuestros actos, para no atentar contra la convivencia, ya que al hacerlo, los uniformados de la Policía Nacional, u otras autoridades de policía, podrían imponer a quien infrinja las normas de convivencia, una medida correctiva de multa que oscila, entre $110.000.oo a $883.323.oo en el año 2019, por reñir, o incitar a otras personas o por otros comportamientos inadecuados que señala la Ley 1801 de 2016.

Los aspectos más relevantes que introduce la Ley 2000 del 14 de noviembre  de 2019, son las facultades que la Ley le confiere a los Alcaldes, al señalar que les corresponderá, establecer los perímetros para la restricción del consumo de sustancias psicoactivas en los lugares públicos. Se advierte a los alcaldes de todo el país, que la delimitación que fije mediante acto administrativo motivado, debe ser clara y visible para todos ciudadanos, informando cuál es el espacio restringido para el consumo de sustancias psicoactivas.

De igual manera la Ley facultó a las asambleas o Consejos de Administración de los conjuntos residenciales, condominios, edificios de apartamentos, o las unidades de propiedad horizontal de propiedades horizontales que se rigen por la Ley 675 2001, para que también regulen la prohibición del consumo de sustancias psicoactivas en determinadas áreas de las zonas comunes.

La Ley 2000 de 2019, Código Nacional de Seguridad y Convivencia ciudadana, fijo otros comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público, y los que afectan la convivencia en los establecimientos educativos relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas, indicando que una persona será sancionada con medida correctiva de multa tipo 4, y destrucción del bien, por consumir, portar, facilitar, distribuir, ofrecer o comercializar sustancias psicoactivas, inclusive la dosis personal en el perímetro de centros educativos; además al interior de centros deportivos, en parques. en áreas o zonas del espacio público, tales como zonas históricas o declaradas por el Alcalde, de interés cultural, u otras establecidas por motivos de interés público. 

Es decir que para el año 2019, la multa será de $883.323.oo OCHOCIENTOS OCHENTA Y TRES MIL TRESCIENTOS VEINTITRÉS PESOS MCTE, en el año 2020, esta multa subirá en la misma proporción que suba el salario mínimo legal mensual vigente, sin perjuicio de la responsabilidad penal, que se tipifique, por vulneración del título XIII, del Código Penal Colombiano, Ley 599 de 2000.   

Algo muy importante del Código Nacional de Seguridad y convivencia, que beneficia a los consumidores y sus familias, es la creación de las salas de atención, tratamiento y rehabilitación integral, para personas con problemas asociados al consumo de sustancias psicoactivas, la cual hace parte de los CAD CENTROS DE ATENCIÓN EN DROGADICCIÓN, que está a cargo de las secretarías de salud de cada municipio, en coordinación con las secretarías Departamentales de Salud.

Para los padres de familia de menores que infrinjan esta Ley, de conformidad con la Ley 1098 de 2006, Código de Infancia y Adolescencia, se impondrá amonestación, que es la conminación a los padres del niño, niña o adolescente, para que cumplan con sus obligaciones como padres responsables, les dediquen más tiempo a sus hijos, los direccionen, les brinden apoyo, ternura y amor, con disciplinas productivas, con la obligación de asistir a tratamientos psicoterapéuticos y cursos pedagógicos de reeducación y sobre derechos de la niñez y adolescencia, donde deberán asistir también los demás miembros del grupo familiar. 

Finalmente se exhorta a los Alcaldes, que la delimitación de las áreas o zonas de prohibición, además de ser motivadas, deben ser preventivas y obedecer a principios de razonabilidad y proporcionalidad, para evitar demandas de inconstitucionalidad, en contra del municipio. 

 HENRY CHINGATÉ HERNÁNDEZ

Abogado Especializado

Profesor Universitario.

Cel.3142604020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.