Colombia en tiempos difíciles

Colombia se encuentra regido bajo una cuarentena que afecta el bolsillo de los colombianos, a la salud mental e intelectual, pero fijémonos en la parte económica que nos obliga a cambiar nuestros hábitos alimenticios, por comidas que, durante esta época, se convierten en el manjar del pasar de los días en crisis, como lo es salchichón, huevo y arroz.

Un plato de comida que a simple vista es algo que se ha normalizado, pero que en muchas familias colombianas en situación de pobreza se convierte en un anhelo, que en su vida normal es la comida ideal para no pasar hambre, de acuerdo a esta definición ya se ha venido una avalancha de comentarios sobre esto, por comentarios tan irreprochables son como “vamos  a comer como los pobres”.

Debatiendo un poco, el tipo de alimento no define, no nos convierte en pobres, pero si nos puede llegar a convertir en pobres ignorantes al pensar que esto es una asimilación de pobreza. Somos seres racionales que estamos dispuestos a consumir lo que “el bolsillo nos dé” para comprar comida, y por esta época de crisis muchas familias no tienen para compartir siquiera un arroz y huevo, generando expectativa de los mercados de los entes gubernamentales.

Si bien es cierto, gran parte de la población en Colombia trabaja de forma informal, lo que es llamado el “día a día” y también está la población de la tercera edad; por ellos nace la solidaridad colombiana, que mediante donaciones del pueblo colombiano, empresarios, cargos públicos y demás que asumen esta situación como un proceso de apalancamiento para ofrecerles a las personas beneficiadas un mercado básico para suplir necesidades en tiempos de crisis.

Ya se vuelven virales videos en redes sociales de personas que han tenido la posibilidad de recibir un mercado, donde lo tradicional es agradecer por lo recibido, pues en estos casos parece ser todo lo contrario, las redes sociales se han vuelto en un medio para desahogarse las personas, donde evidencian en desagrado por la escasez de productos que contiene.

En este caso ¿Cree usted que el dicho coloquial ‘a caballo regalado no se le mira el colmillo’ sería válido?, y por ultimo déjeme decirle que, si usted prueba o ha tenido el privilegio de degustar este manjar, usted es de los míos, personas de un corazón humilde, dispuestos a luchar en un país donde reina la corrupción y no el sistema de salud. ¿Usted a que le tiene más miedo? ¿a la corrupción de Colombia o al coronavirus?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.