Educación y formación

Se habla mucho en este tiempo sobre el tema y la discusión siempre será a quién le corresponde y bajo qué circunstancias debemos educar a nuestros hijos en esta área, estamos en tiempos de una nueva sociedad donde la familia tradicional ha desaparecido y los roles han cambiado; el papel de la mujer ha cobrado gran importancia en cuanto a su reivindicación social y de la misma manera ha tenido que dejar su hogar para hacer parte del nuevo contexto.

Sobre este nuevo fenómeno camina la niñez de nuestro país, como resultado del mismo muchos de nuestros niños se han quedado solos en los hogares, trasladando la responsabilidad a los centros educativos teniendo como resultado la incapacidad de nuestros educadores para la formación integral de sus alumnos y la razón es lógica, la educación primaria se recibe en el hogar, los valores son transmitidos por nuestros padres y no se pueden delegar a ninguna institución, esto es privilegio de los padres única y exclusivamente.

Cuando el hogar es incompetente en sus funciones, el estado de inmediato suple esa necesidad de tal manera que hoy vemos manuales de convivencia en los centros educativos con el único ánimo de trazar normas de conducta y comportamiento que son necesarias para el buen funcionamiento de dichas instituciones, pero esto da lugar para que se tergiversen los buenos propósitos, además que los valores y los conceptos éticos van desapareciendo igual que la familia, el estado es un ente sin emociones y por lo tanto el concepto ético no está dentro de su presupuesto.

El problema de hogar lo hemos trasladado a los planteles educativos, el bullyning nace en casa con la violencia intrafamiliar y se practica en los colegios, la intolerancia cualquiera que ella sea, se debe combatir no con intolerancia o manuales coactivos que lo único que logran es a generar más violencia; el país se polariza, y la razón… los valores milenarios que hoy se quieren cambiar.

Llamamos intolerancia a todo aquello que no concuerde con nosotros, pero los valores están ahí, en medio del debate, la educación debe regresar casa para que todo vuelva a su orden natural, y los centros educativos se dediquen al trabajo que realmente deben realizar, instruir a nuestros niños para enfrentar un futuro mejor, la mejor escuela de la sociedad se encuentra en el hogar.

Por: Katherine Vanegas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.