El suicidio: ¿Decisión de valientes o de cobardes?

El 10 de septiembre se celebró el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, organizado por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP), cuyo objetivo general es crear conciencia sobre la prevención del suicidio en todo el mundo.

Se celebra desde 2003, cada año con un tema específico, pero siempre con la misma intención, ayudar y ser de apoyo para otros.

Y como en todas las celebraciones, la gente necesitaba comentarla, hablar de ella, muchos usaron twitter para manifestar cómo los problemas llevaron a sus familiares o amigos a acabar con sus vidas; claro que las discusiones por tener diferentes puntos de vista no faltaron, es que ¿qué sería twitter sin discusiones entre extraños por pensar diferente?

Todo se resume en la gente argumentado si el suicidio es una decisión de valientes o de cobardes, y es ahí donde nos preguntamos, ¿acaso eso importa? Porque hasta donde sabemos, ese día fue nombrado para celebrar la prevención, no para juzgar o justificar los actos de las personas.

El suicidio no se trata de un punto de vista, es una situación que viven muchas personas en el mundo. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la segunda causa de mortalidad en el mundo y que al año mueren alrededor de 700.000 a 800.000 personas, el 73,5% de ellos jóvenes entre los 15 y 29 años.

El Instituto Nacional de Salud de Colombia, registro que la mayoría de los causales del suicido se añaden al estrés, preocupaciones, alto consumo de alcohol y drogas.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencia Forense, 2018 fue el año con la tasa más alta de suicidio en Colombia. Estadísticas del DANE revelan que a comparación del año 2020, la tasa de suicidio en el primer trimestre del 2021 incremento un 6,8% en hombres. Y si eso no enciende las alarmas, en nuestra amada ciudad, nuestra tierra, Villavicencio, nos topamos con “el puente de los suicidios” pues ha sido el testigo de varios de ellos en la ciudad, el más reciente, el de un joven de trece años en agosto.

Claro, que en medio de la oscuridad surge una luz cálida de esperanza, pues la Secretaría de Salud de Villavicencio reportó la disminución de la tasa de suicidas en la ciudad a comparación del año pasado; el informe epidemiológico registró: cinco suicidios en enero, tres en febrero, dos en marzo, dos en abril, uno en mayo, un caso en junio, ninguno en julio y dos casos notificados en agosto, siendo la edad mínima 13 años y la máxima 81 años.

Entonces, ¿estamos para discutir? No, porque discusiones en vano no arreglan nada, no reducen las cifras y no ayudan a las personas, lo que hay que ser, es más sensibles, empáticos, tocarse el corazón y ponerse en los zapatos de otros, para nadie la vida es fácil, es una lucha constante con uno mismo, con la sociedad, con los sueños y el mundo.

No está mal no estar bien, pero cuando se vuelve algo constante, hay que tomar precauciones y tratarlo. “Hay que aprender a diferenciar entre tener un mal día a solo tener malos días; es natural para el ser humano no estar siempre en el mismo estado de ánimo, ya que cada día se viven diversas experiencias, lo malo es cuando se vive en la negatividad”, explicó la psicóloga Tamy Pimienta.

Recuerden que no están solos/as, pueden apoyarse en un amigo, en la familia, un líder espiritual, buscar ayuda de un profesional o hacer uso de la línea de ayuda del Meta. Por favor no olviden que podemos “crear esperanza a través de la acción”.

Meta: Teléfonos: 3212047605 – 3212048848

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.