Explotación minera ilegal afecta los afluentes de Villavicencio

Juan Carlos Guzmán Sánchez, jefe de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo, manifestó que en las últimas horas más de 12 personas que pertenecen a cinco familias que habitaban en las orillas del río Guayuriba, perdieron sus viviendas, enseres y cultivos, debido a que la extracción del material provocó socavación y con ello el agua se llevó todo lo que encontró a su paso.

A raíz de lo anterior, el Gobierno ‘Unidos Podemos’ entregará a las personas damnificadas un subsidio de arriendo y alimentos, entre otras ayudas humanitarias, y vinculará a dichas familias a uno de los programas de vivienda que desarrolla el municipio.

“No podemos permitir que esto siga pasando en la ciudad, por esta razón tenemos que reunirnos con Cormacarena para plantear una solución a esta problemática. El mal manejo de los ríos nos está generando socavamiento en las orillas y si esto continúa se van a seguir presentando este tipo de casos. Necesitamos entrar a mitigar este problema y darles soluciones a estos ciudadanos”, sostuvo Guzmán Sánchez.

Por otra parte, Miguel Antonio Poveda (foto),  una de las personas damnificadas, aceptó su responsabilidad al decidir vivir en ese sector de alto riesgo, y además envió un mensaje a los ciudadanos que piensan alojarse a las orillas de los ríos para que no lo hagan ante el peligro al que se someten.

“No compren, ni invadan lotes en los alrededores de los ríos, valen más nuestras vidas que  un pedazo de tierra”, manifestó Poveda.

Finalmente, Guzmán Sánchez explicó que el río Guayuriba tiene actualmente un caudal turbio, poco profundo y propenso a desbordamientos, y está erosionado en sus riberas, donde la pesca ha desaparecido. Además, dijo que su cauce alterado amenaza con llevarse viviendas construidas en áreas cercanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.