Guerra, guerra, guerra… vivimos en ella…

La guerra nunca terminará y lo comprueba lo que pasó hace poco, el asesinato infame y cruel a nuestros soldados de Colombia, que pese a las aclaraciones científicas  de medicina legal y las afirmaciones de altos mandos militares donde aseguran que fue una emboscada, ellos, las FARC, dicen que fue un ataque a la defensiva.

“Nosotros NO ordenamos ese ataque” Pablo Catatumbo

Este terrible hecho fue la manifestación de un grupo de Guerrilleros que no deberían llamarse Fuerza revolucionaria de Colombia, pues ellos solo pelean por poder, riqueza, secuestro, narcotráfico, muerte y extorsión, no tienen un propósito de cambio, solo destrucción y maldad.

Este grupo de malandros, han firmado con sangre y demostraron algo que  los medios no han investigado, indagado o esclarecido, no,  estos amarillistas solo se han preocupado por despedazar el proceso de paz, seguir dividiendo a los enemigos de la paz y los amigos de la guerra. Pero no han analizado lo que estos terroristas realmente quisieron manifestar.

Los que están en la mesa de negociaciones les duelen que les digan terroristas, ¿pero qué hace el pueblo colombiano? si por más de 50 años han sembrado terror, agonía y rechazo a todos los ciudadanos. Este grupo subversivo perdió su doctrina hace mucho, se desvaneció la idea que los vio nacer, el pelear por una revolución contra la corrupción, la dictadura, la desigualdad y todo lo malo que nos da el gobierno o las cosas buenas que nos quita el mismo.

“hay que encauzar los diálogos” Álvaro Uribe Vélez

Los sofismas continúan ante este atroz suceso, la aparición de un personaje que nunca le tembló la mano para mandar a matar y destruir la guerrilla, le habla al país, proponiendo encauzar los diálogos de negociación, después de entenderle que ese proceso no servía.

El show y la demagogia política suelen presentarse muy a menudo en este momento moderno, hay que utilizar todos los medios posibles para mostrarse, dejarse ver, y por supuesto seguir cultivando esa semilla de los que siguen a este hombre polémico de Colombia. Que le entregó al parecer la tierra a las multinacionales petroleras, posiblemente “concesionó el país”, dicen que chuzó a todo el mundo (intercesiones telefónicas), lo acusan de paramilitar por ser el principal creador de las convivir y todo lo que le quieran seguir investigando.

Lo único que NO tuvo fue desaciertos con la guerrilla, sabía que ellos, los que al parecer mataron a su padre, debían de ser exterminados.

“No podemos desesperarnos por lo que pasó, aunque nos duele” Juan Manuel Santos  

Los muertos en la guerra es el diario vivir del soldado, los héroes de la patria, no conocen sino la incertidumbre, el sonido de las balas rozando sus orejas, el estallido de las bombas mientras ven como las esquirlas despedazan el rostro de sus compañeros, estos valiente hombres viven en medio del deceso, en medio del sudor, las grimas y la sangre que se desata en este país, Colombia.

Los altos funcionarios nunca sabrán el dolor de un  soldado ni el de las familias, por más plata que le hagan llegar a las víctimas, por más homenajes que se realicen a los asesinados.

Maduro es la evolución del presidente de Colombia, es una comparación muy jocosa, pero cierta, recordemos la vez de “Andrómeda”, cuando Santos dijo que los que estaban intersectando llamadas telefónicas en ese lugar eran fuerzas oscuras, y después dijo que eran aliados.

Santos es un hombre que estuvo en el proceso del Caguan, un hombre que no sabe gobernar, que se deja influenciar mucho y pareciera que no tuviera los pantalones en su lugar. Él, el presidente de todos los colombianos es un hombre de imagen, del que dirán, de dar “cariños” con millones de formas.

El mandatario comprende, él más que nadie sabe lo que está pasando con el proceso y sabe por qué las tropas siguen siendo asesinadas, y porque la comunidad continuará con temor.

Guerra, guerra, guerra… viviremos en ella…

Las guerrillas NO están representados en la mesa de negociaciones, los que a esta hora andan en la Selva, aguantando sol, lluvias y guerra, estos genocidas no firmarán la PAZ, ellos, durante muchos años han sido creados como máquinas de destrucción, asesinato, robo y desacato ante los derechos humanos, por ello no bajaran las armas. DEJEN LA INFAMIA CON ESTE SHOW MEDIÁTICO, DÍGANLE LA VERDAD AL PAÍS.

Ellos, lo terroristas fanáticos de hacer el mal, serán los que después de firmar una posible paz, seguirán acechando al pueblo Colombiano, porque ellos no están liderados, no reciben órdenes, se les salió de las manos a las FARC y no están personificados en los que están en esa mesa. Estos individuos de perversidad se están reagrupando, armando y fortaleciendo para seguir matando.

CUANDO SE FIRME LA PAZ, ELLOS YA NO SE LLAMARAN FARC.

Foto: http://www.bluradio.com/sites/default/files/styles/gal_audio_635x435/public/soldados_5.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.