La batalla por el trono de Villa Encerrada

El reino de Villa Encerrada, un rey solía tener

sentado en su trono azul y rojo

siempre se le podía ver.


A aquel rey, el tiempo se le acababa

debía encontrar lo antes posible

alguien que el poder tomara. 


Frente a él se presentaron varias opciones posibles,

uno con mala fama, otro de sombrero vaquero y uno con poco pelo 

que se sentía invencible.


También estuvo presente, un polémico personaje,

lo acusaban de robar el oro

y de engañar con distintos brebajes.


Se decía en el pueblo, que era todo un arquitecto,

aunque lo único que construyó en Villa Encerrada

fue una torre de pretextos.

Como en todos los cuentos,

siempre hay un plebeyo,

esta vez el buscapleitos

vino cortar cuellos.


Este hombre ha armado un aquelarre

en contra de la nobleza

diciendo que él es el elegido

que hará tremenda proeza.

 

De pronto apareció un hombre

que a última hora vino por el trono.

Muchos dicen que es el mejor amigo

del que algunos llaman ogro.

 

Y en esta historia de hadas, también hubo traición

Uno que a un rey de mano firme sirvió,

le dieron la espalda, y solito se quedó.


Otro miembro de la alta alcurnia también terminó engañado, 

le prometieron el trono 

y luego se lo han quitado.


Promesas vacías le hicieron

y él se las creyó,

se quedó sin posibilidad de reino

por no avisparse el *gue*… señor.

Así termina este maravilloso cuento 

del trono de Villa Encerrada,

con varias personas jugando

para no quedar quemadas.


La decisión final la tiene el pueblo,

ojalá elijan bien,

para que al fin puedan tener

un honorable rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.