Los servidores públicos en Colombia no son celebridades

 

En el territorio nacional y en especial en el departamento del Meta se ha podido evidenciar la falta de conocimiento que tiene la ciudadanía sobre el verdadero papel que tienen que ejercer los servidores públicos, he podido evidenciar que cuando llega alguno de estos personajes (servidor público) a cualquier vereda, pueblo o ciudad,  las personas los idolatran, les piden fotos y hasta los graban para poder compartir en sus diferentes redes sociales la dicha de estar al lado de una “celebridad” del ámbito político.

Lo más paradójico es que no solo las personas los consideran “celebridades”, también las leyes, por ejemplo un congresista en Colombia gana alrededor de 27 millones de pesos mensuales, tienen derecho a dos carros con blindaje III, IV y V, algunos tienen hasta tres vehículos a disposición y otros  que ya salieron del congreso no los han entregado, tienen derecho a un tiquete aéreo semanal para cualquier lugar a nivel nacional, si hacemos una comparación con otros países, el primer ejemplo que pondría sería Suecia, donde los congresistas ganan menos de 12 millones de pesos mensuales, no tienen derecho a carro, no tienen secretarias, viven en apartamentos modestos, cada uno lava su propia ropa y duermen en sofá camas, es un humilde ejemplo en todo el sentido de la palabra, mientras esto pasa en Suecia, aquí en Colombia estos servidores públicos generan ganancias y tienen esquemas de seguridad como las celebridades de Hollywood.

Desde hace mucho tiempo los papeles se invirtieron, ahora el pueblo trabaja para el gobernante y el pueblo le mendiga al gobernante, pero esta situación la hemos construido nosotros mismos como ciudadanos, le hemos dejado la brecha abierta para que cada uno de estos personajes maneje sus intereses a modo personal dejando de un lado el bien común, el colombiano no tiene memoria, el colombiano se conforma con pañitos de agua tibia, por esa razón seguimos eligiendo a los mismos que siempre hacen las mismas y aun así no aprendemos. El servidor público tiene que trabajar para el pueblo y con el pueblo, nosotros los elegimos no para que anden con escoltas luciendo sus camionetas, los elegimos como administradores de nuestros recursos, en pocas palabras el pueblo es el dueño de la finca (País, Departamento, Municipio) y el servidor público es nuestro trabajador, es quien nos administra esa finca (Presidente, Gobernador, Alcalde, etc.).

Aunque no todos son malos, se puede rescatar uno que otro que se unta de pueblo y siempre está trabajando para mejorar el país, hay otros que siempre ven el país de sus sueños, porque se la pasan durmiendo en el Capitolio Nacional, ya se acercan las elecciones presidenciales y es en ese proceso donde se puede evidenciar la doble moral de estos personajes, en estas contiendas electorales se bajan de esa nube de “celebridad” y empiezan a caminar por los pueblos escuchando las necesidades de la gente, pero mientras están en el poder nadie los baja de las camionetas, toca pasar anillos de seguridad y si uno cuenta con suerte le ponen cuidado.

Escrito por: Jhoan Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.