«Los taxistas buenos son más»

Tome una carrera en la Alcaldía de Villavicencio muy amablemente le pedí el favor de que me llevará al Barzal, yo llevaba unos documentos y mi celular en mano, en el taxi estaba revisando unos documentos y para leer un documento dejé mi celular a un lado del asiento, llegué a mi destino, me bajé con mi bolso y los documentos olvidando por completo mi celular, a los 10 minutos me fijé que no tenía mi celular y recordé que lo había dejado en el asiento del taxi, dónde me encontraba, pedí el favor que me prestaran un celular para marcar al mío, llamé una 15 veces pero no contestaron. Me empecé a desanimar por que no contestaban.

El señor a los 20 minutos regresó donde me había dejado y le pidió el favor a un chico que me buscará adentro, cuando yo salí tenía una sonrisa enorme, él estaba angustiado por que no pudo contestar y me explicaba con ingenuidad que no sabía manejar esos aparatos, no sabía que debía deslizar el dedo en el icono de llamada.
Yo le expresé en palabras mi total agradecimiento tenía ganas de darle un abrazo (yo solo sonreía). Una persona de buen corazón que le da valor a su trabajo y a sus clientes. En medio de mi descuido pero gracias a él no tuve un mal día fue grandioso conocer un hombre honrado.

Tomado de: Lina Marcela Garcia Malaver

Un comentario sobre “«Los taxistas buenos son más»

Responder a Tinita La Bonita Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.