MAQUILLANDO LOS CRÍMENES DE ESTADO

El 9 de septiembre, cuando se conmemoraba el Día Nacional de los Derechos Humanos, Colombia despertó con la muerte de Javier Ordóñez, un abogado que residía en la ciudad de Bogotá. Los hechos ocurrieron en el barrio Villa Luz de la localidad de Engativá, luego del procedimiento violento que llevaron a cabo dos uniformados y que quedó registrado en video.

Uno de los titulares –en un medio nacional– de esta noticia decía “MURIÓ TRAS PROCEDIMIENTO POLICIAL”; hace unos meses en un caso similar en EE.UU., en el que también murió un hombre producto del proceder de policías, un titular era “FLOYD, ASESINADO POR POLICIAS”.

Bogotá | Él era Javier Ordóñez, el abogado que murió tras atropello de la  Policía - Javier Ordoñez
Javier Ordóñez

Este hecho ya es producto de investigación de la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación y ya se pronunciaron diferentes servidores públicos como Claudia López, alcaldesa de Bogotá y el MG. Gustavo Alberto Moreno, subdirector general de la institución implicada en la muerte de este ciudadano.

Pero lo mismo ocurrió cuando falleció Dylan Cruz en el hospital San Ignacio, luego de ser impactado en la cabeza por un proyectil disparado por un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), durante las manifestaciones en noviembre del 2019 contra el gobierno Duque.

Algo similar sucedió en el 2011, cuando Diego Felipe Becerra, fue impactado en dos ocasiones por las balas disparadas por un patrullero de la Policía, este hecho, como los anteriores, también fue materia de investigación y en este no solo se maquilló una verdad a través de los titulares en los medios de comunicación, sino que se presentaron pruebas y testimonios contradictorios para salvaguardar al miembro de su institución.

Puede que en el hecho acontecido recientemente no pase igual, y no haya este tipo de trabas en la investigación, pero seguramente, estos dos patrulleros no van a ser condenados por asesinar a Javier Ordóñez, probablemente serán trasladados a algún municipio remoto, uno de esos a los que, precisamente, no llega la intervención del Gobierno Nacional.

Por: Alejandro Ordóñez – Profesional en ejercicio

Comunicador Social – Periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.