Marchas y manifestaciones, el poco efecto que ellas tienen.

Luego de la tragedia que se presentó en la ciudad de Villavicencio el pasado 25 de Marzo, en la que un hombre atacó a su ex pareja prendiéndole fuego y en donde desafortunadamente murieron tanto el atacante como la víctima, esta ciudad y toda Colombia ha mostrado el rechazo que les produce los actos de violencia contra la mujer.

Tras esta situación, la empresa donde laboraba Ángela Johana Rodríguez como fue identificada la víctima, decidió convocar a Villavicencio y toda Colombia a marchar el lunes 30 de marzo como homenaje a su compañera y en repudio a este y todos los actos de violencia tanto físicos, como psicológicos y verbales, en especial contra la mujer.

Pero surge una pregunta ¿Qué tanto sirven estas manifestaciones civiles en estos casos?

Hemos pasado por infinidad de casos de violencia hacía la mujer, al igual que una serie de marchas y manifestaciones que en el pasado ya se han hecho para repudiar, como en el caso de Ángela.

Otro hecho, fue el de Natalia Ponce León, quien fue atacada con ácido en su cara por un conocido, y así otros casos que han conmocionado al país y el mundo.

Las marchas de estos sucesos de nada han servido, pues las cifras son cada vez más altas en muertes y maltratos hacía la mujer, precisamente lo reflejan los diferentes estudios que realiza el gobierno.

Según el segundo estudio de tolerancia social e institucional, del cual salieron resultados a principios del mes de marzo del presente año, asegura que “el 37 % de los colombianos considera que las mujeres que se visten de manera provocativa se exponen a que las violen, además, el 19% piensa que una buena esposa debe obedecer a su esposo así no esté de acuerdo, así como el 18% dice que los hombres de verdad son capaces de controlar a sus mujeres, y el 26% de la población sostiene que es normal que los hombres no dejen salir sola a su pareja.

De acuerdo a lo anterior, es curioso que a comparación del primer estudio, que fue realizado en el año 2009, el rechazo contra la violencia a la mujer ha aumentado en los colombianos, pero tan solo en unas mínimas cifras, por ejemplo, en la reducción del 49% al 45% de quienes consideran que “las mujeres que siguen con sus parejas después de ser golpeadas es porque les gusta”; o en el caso del 59% al 37% de los colombianos que sostienen que “las mujeres que se visten de manera provocativa se exponen a que las violen”.

Esto demuestra que si no comenzamos a educar y crear consciencia en nuestros niños, amigos, vecinos, hijos, primos, hermanos y las personas en general de lo valioso que es respetar a una mujer nunca vamos a acabar con este flagelo.

Según el informe del  Instituto Nacional de Medicina Legal en Colombia (INMLCF) en el año 2014 fueron asesinadas 1.007 mujeres, se registraron 37.881 casos de violencia contra las mujeres por su pareja, y 16.088 casos de violencia sexual, esto sin duda demuestra que el 86% del total de las víctimas este delito son “ellas”, niñas y adolescentes, las principales afectadas por este crimen.

Finalmente, solo podemos pedir más respeto hacia todo ser vivo y que busquemos otra forma de concienciar a quienes siguen pensando que la mujer es un “objeto sexual” o material el cual se puede maltratar.

Escrito por: María Paula Pardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.