Micros y pequeñas empresas, se encargarán de hacer la dotación para personal médico

Con 3800 empresas del sector de confección, plástico y cosméticos, arrancó el plan del Gobierno Nacional para la construcción de un inventario estratégico de elementos de bioseguridad médica, con el fin de atender la demanda de los próximos seis meses, frente al avance del Coronavirus en el país. La convocatoria para hacer parte de esta estrategia que busca reducir el desempleo y proteger al personal médico, continúa abierta.

Así lo informó la vicepresidente Marta Lucía Ramírez, en rueda de prensa con el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, y el gerente para la atención integral del COVID-19, Luis Guillermo Plata.

Se trata de la Convocatoria denominada “Empresarios por el Empleo”, a través de la cual el Gobierno ha invitado a las empresas de textiles y confecciones colombianas y extranjeras a reconvertirse y reorientar su labor hacia la fabricación de prendas de protección médica.

“Aquí todos tenemos que cuidar al personal de la salud. Por tanto, buscamos garantizar las mejores condiciones para ellos y para nuestro país: los mejores proveedores, las mejores calidades, los mejores tiempos de entrega y los mejores precios. Una vez el Gobierno haga esta compra de manera centralizada, serán las EPS, las IPS, la ARL, las que doten a cada uno de los hospitales, a sus distintas unidades”, dijo la vicepresidente.

Los nueve elementos priorizados por el Gobierno para la producción interna son: bata manga larga antifluido o laminada, gorros, polainas, gafas, guantes de vinilo, guantes de látex estériles y no estériles, mascarilla quirúrgica y tapabocas N95.

El 90% de las casi 4 mil empresas que han atendido, hasta ahora, el llamado del Gobierno, son micros y pequeñas, según explicó el Ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, quien agregó que “hay una gran rapiña en el mercado internacional por este tipo de productos de bioseguridad”, razón por la cual se decidió solventar esta necesidad internamente, sin renunciar totalmente a las importaciones.

Por su parte, la vicepresidenta destacó que hoy se cuenta con una fuente de recursos permanente para proteger la vida de la primera línea de defensa contra el virus: los profesionales de la salud. “Ha sido muy satisfactorio encontrar la disposición de ayuda de todos los confeccionistas y textileros del país para reconvertir las empresas y mantener a sus trabajadores cumpliendo las normas de aislamiento que esta coyuntura exige”, señaló.

De esta manera –agregó- se busca aplanar la curva del virus y, al mismo tiempo, la del desempleo, que es sinónimo de pobreza. Y es que, en Colombia, el sector de confecciones genera cerca de 800 mil empleos, de los cuales, aproximadamente 550 mil, provienen de pequeñas y medianas empresas.

“Estamos motivando a que las 9.000 empresas que hacen parte de la cadena textil y confecciones, se vuelvan los mejores proveedores para muchos países en dotación para el personal de la salud. Nuestra prioridad es tener material más que abundante para nuestros médicos, pero también queremos ver la posibilidad de que se puedan exportar estos elementos a vecinos de Colombia que hoy no tienen la facilidad de importar”, enfatizó la vicepresidente.

La convocatoria, a la que se puede aplicar a través de la página www.coronaviruscolombia.gov.co, está sustentada en el cumplimiento de las normas del Invima y del Icontec, entidades que han hecho acompañamiento al proceso.

“Es una plataforma que recoge las diferentes ofertas que tenemos, estamos llenos de solicitudes, y lo importante ahora es recogerlas en un solo lugar, para estudiarlas, organizarlas y proceder para ayudar a proteger a Colombia”, dijo el gerente para la atención integral del COVID-19, Luis Guillermo Plata.

Si bien el Gobierno está comprando una cantidad significativa de productos para apoyar y reforzar las necesidades del sector salud en todo el país, las autoridades nacionales recuerdan que esto no exime a las EPS, IPS y ARL de dotar a los trabajadores de los elementos necesarios para el ejercicio de su labor. De hecho, el decreto 500 determinó que las ARL deben destinar un porcentaje de los recursos de las cotizaciones para atender esta eventualidad.

Para finalizar, la vicepresidente expresó que el Gobierno está firme y comprometido con los profesionales de la salud del país, con la protección de la vida de los colombianos y con la salvaguarda del empleo en todas las regiones del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.