“Los hechos ocurrieron en la tarde de ayer, mientras caminaba por la acera del Camino Ganadero, un hombre de la tercera edad, de estatura alta, piel trigueña, cabello lacio, y una mujer anciana, de estatura y de cabello hasta los hombros, se me acercaron a preguntarme que si yo sabía en donde pagaban las ayudas de los ancianos. En ese momento yo les respondí que no. Y de inmediato sentí un fuerte dolor de cabeza”, narró una ciudadana quien pidió que se le reservara su nombre por seguridad.

Esta persona dijo que luego de sentir este repentino dolor, empezó a sentir mareos. Por eso decidió pedir ayuda en un establecimiento público cercano, en donde la propietaria de este lugar la socorrió. Sin embargo,  esta ciudadana indicó hasta allí llego el individuo, quien al verse descubierto emprendió la huida.

Por: Camila Mojica

  

Compartir, es cariño!

    Dejar una Respuesta

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.