Una fuerte avalancha proveniente de la montaña y causada por las fuertes lluvias sorprendió a las familias campesinas que habitan este sector, la fuerza del lodo, la piedra y el agua arrasaron con tres viviendas y todo lo que había a su paso. Este trágico episodio sucedió en un abrir y cerrar de ojos, pasó tan rápido que no le dio tiempo a las familias afectadas de sacar sus pertenencias, ellos lo perdieron todo.

Diferentes medios de comunicación,  nacionales y locales hacían eco de la grave situación que se presentaba en el sector, cierre parcial en la vía, cerca de 19 derrumbes en diferentes kilómetros cayeron sobre la antigua vía Villavicencio-Bogotá, tractomulas afectadas, el hotel del sector tapado por el lodo, viviendas destruidas y zozobra entre los habitantes de Servitá, era lo que se anunciaba esa noche del 22 de junio. Un canal nacional titulaba en su portal Web “Ocupantes de un hotel que está al costado de la antigua vía Villavicencio-Bogotá se salvaron de milagro” y si, como si se tratara de un milagro todos los habitantes de Servitá salieron ilesos. Las fuertes avalanchas no cobraron vidas humanas, a pesar que ellos aseguran que no están ni estaban preparados para reaccionar a semejante catástrofe.

A las afueras de la residencia en la que paga arriendo la señora Isabel Rey ve con nostalgia la montaña que se llevó sus ilusiones, sus ahorros y lo poquito que tenía, un poco tímida y atemorizada por la presencia de periodistas nos invita a observar el lugar donde le tocó acomodarse, muestra una cocina y un cuarto hechos en tabla de madera; con voz pausada y suave nos anuncia que “este es mi nuevo hogar”.

El nuevo hogar de esta humilde campesina  está ubicado a menos de 100 metros de su antigua residencia, lo único que los separa es la vía nacional, unas escaleras y otra casa destruida, perteneciente a su vecino William Quevedo.  Por el cuarto y la cocina esta mujer cancela trescientos mil pesos ($ 300.000), dinero que recauda vendiendo comida.

Quevedo es otro afectado, era vecino de la señora Isabel Rey, ambos vivían en la montaña, la única diferencia es que la casa de ella,  estaba unos metros más cerca al cielo, es decir, unos metros más arriba en la montaña, tenía una vista privilegiada con árboles frutales a su alrededor.

Don William muy amable también  nos invitó a pasar a lo que era su casa, para poder llegar hasta allí tocaba pasar una cuneta llena de lodo que llegaba hasta la rodilla, como si se tratara de un desafío fue el primer reto cumplido, después había que subir unas escaleras sin escalones, los que habían estaban tapados por tierra y piedra, otro obstáculo superado. Al llegar a la casa hacemos un breve recorrido, los tres cuartos, la cocina, la sala y el baño estaban tapados por más de 150 centímetros de material proveniente de la montaña.

La fuerte remoción de tierra obligó a tomar medidas desde la Secretaria de Educación,  porque el único colegio que tiene Servitá también sufrió afectaciones por los constantes deslizamientos. El Secretario de Educación de Villavicencio se pronunció ante la situación, “debemos proteger la vida de los niños y al mismo tiempo garantizar la continuidad de sus estudios“, Los 11 niños que recibían clases allí, fueron reubicados en la sede principal de la Institución Educativa Guillermo Cano Isaza, ubicada en la vereda Buenavista, de los cuales nueve de estos estudiantes están asistiendo a clases, hasta el momento la alcaldía ha cumplido con el transporte escolar de los niños.

La tragedia que ha vivido doña Isabel y sus vecinos, según indicó  German Chicangana, ingeniero de minas, quien hizo una  maestría en Geología y es profesor de la Universidad Santo Tomas, no obedecería ni a las actividades de ganadería y agronomía  que tienen los pobladores de Servitá, ni a las detonaciones que realizan con explosivos para socavar y construir modernos túneles cerca  la zona, sino algo más elemental, el movimiento  natural de una montaña joven,  que mide  400 metros de altura, ha tenido un descenso de material desde hace 4 millones de años y  se mueve de 2 a 3 milímetros por año.

“Desde mi punto de vista es un proceso natural, que se detiene, no. Continúa. Puede que se detenga, pero. Lo que hace la carretera o la influencia de la comunidad, en mi concepto técnico o profesional, poco o nada influye”, aclaró  

Inclusive, este profesional afirmó que desde el año 2002, fecha en que el alcalde de esa época pidió la realización de una microzonificación sismoresistenca, estudio que según él, es utilizado para definir la ocupación del suelo en la ciudad y determinar la norma de sismo resistencia, no han adelantado ningún tipo de estudios en esta zona rural.

“Yo no tengo conocimiento, de que haya un estudio del Servicio Geológico  Colombiano en este sector. No he visto ningún informe de Ingeominas, donde alerten sobre una posible amenaza por remoción”, explicó.

Por esta razón, este docente universitario dijo que la Junta de Acción Comunal del  corregimiento Nª2  o de la vereda Servitá, debe exigirle a la Administración municipal, que  gestione ante el área de Geoamenazas  Servicio Geológico Colombiano una evaluación del estado actual de esta montaña.

“La Alcaldía de Villavicencio debe solicitarle al Servicio Geológico Colombiano la ayuda, para que ellos vengan y hagan la evaluación a esta montaña. Eso lo tenían  haber hecho mucho tiempo atrás.  Así como ocurrió en Medina, Cundinamarca, en el año 2002”. orientó Chicangana.

Por consiguiente, este ingeniero de minas advierte, que mientras no hayan estudios puntuales en la zona del deslizamiento, él recomienda  que la comunidad desaloje este lugar, porque esa área es muy vulnerable a que sea cubierta por material”, agregó.

“Al cabo de unos vuelve y se detone en el mismo sector y siga produciendo problema La recomendación, a vuelo de pájaro, es que la gente tiene que trasladarse, están en zona de alto riesgo.”, advirtió el geólogo.

Las advertencias que hace este ingeniero, mientras mueve sus manos ágilmente, no solo alerta a los transeúntes que al pasar por su lado alcanzar escuchan parte de la conversación, sino también a los periodistas que toman atentamente nota  al oír decir  estas palabras.

“No sería un Mocoa, Putumayo, pero si se ocasionaría un derrumbe muy parecido al de Quebrada Blanca de 1974. Se puede  presentar un deslizamiento bastante  grande, que la carretera quede serrada por una larga temporada”, aclaró este profesor de la Universidad Santo Tomas.

Por su parte, el director de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo, Juan Carlos Guzmán aseguró que las personas que viven en la antigua vía Villavicencio- Bogotá, están en un inminente riesgo porque en cualquier momento el derrumbe los va a tapar, manifestando que desde la alcaldía y su dependencia se está haciendo una caracterización para que las familias afectadas sean reubicadas.

Ante los constantes desastres naturales ocurridos en y cerca del corregimiento número 2, Jaime Andrés León, director territorial del Invías en el Meta y la jurisdicción que abarca los departamentos del oriente, explicó que los deslizamientos de tierra que se presentan en Servitá y sus alrededores, tienen lugar debido a que el sector Pipiral-Villavicencio hace parte de un sistema de fallas, como en los km 82 y 84 donde se han presentado inconvenientes que han provocado hundimientos y pérdida de banca o el km 86 donde se destaca precisamente la falla de Servitá.

Este tipo de fallas se producen debido a la actividad de las placas tectónicas en movimiento, las cuales generan que el terreno que se mueva de manera permanente. La situación empeora debido al trasporte pesado que transita por allí, las construcciones en zonas de alto riesgo donde no deberían existir viviendas, ni desarrollarse actividades de cultivo o pastoreo, aumentando así el inminente riesgo de la situación.

En razón a la mencionada falla, que afecta la comunidad de Servitá, el director territorial del Invías en el Meta, Jaime Andrés León, manifiesta que la responsabilidad relacionada con el bienestar y seguridad de los habitantes del sector, es competencia de la alcaldía del municipio, quienes ya están realizando acciones al respecto “la oficina de gestión del riesgo, ha puesto en alerta a los habitantes del lugar, por vivir en esta zona de alto riesgo… Han estado trabajando con la gente en socializaciones que les permitan tener a los habitantes debidamente informados” dijo.

León puntualizó que desde el Invías se ha estado trabajando en el corredor, atendiendo la vía, manteniendo el tránsito de manera permanente, y que para ello se han visto en la necesidad de realizar actividades como pavimentación de la vía, además de llevar a cabo un trabajo en 3 fases, de las cuales 2 ya se adelantaron.

La primera fase se trata de un pozo de batimiento en el sector por 82 para arreglar los canales, en este se invirtieron más de 20 mil millones de pesos a través de la ANI y Coviandes; la segunda fase, llevada a cabo en conjunto con el Consorcio El Tigre, tuvo como objetivo la construcción de varios puentes, como los puentes en la colorada y el puente en la pérdida de banca del por 82, muros de contención en 8 puntos críticos de la vía y el arreglo de pavimentación de la vía entre la casa del tigre y la glorieta de la grama, proyecto que incluyendo los estudios, se calcula entre los 50 mil millones de pesos.

De igual forma, León enfatiza que desde la entidad se realizan inversiones sobre la vía, referentes al mantenimiento, señalización, tachas reflectivas y otros trabajos que en lo corrido del año llevan una inversión de 8 mil millones y que actualmente se adelanta un contrato que se hizo por urgencia manifiesta luego de que en un deslizamiento el director general del Invías se comprometiera a poner un contrato de manera inmediata “con ese contrato se atienden las emergencia en este momento” informó Jaime León.

El Director territorial del Invías en el Meta, expresó que no está dentro de sus competencias evitar que sucedan estos hechos naturales, debido a que son un fenómeno que el hombre no puede controlar, sin embrago aseguró que el compromiso de Invías está en mantener la vía y garantizar el tránsito por la misma “estamos comprometidos con las inversiones hechas en el pasado y con las que sean necesarias… Trabajaremos para presentar soluciones de ingeniería”.

De igual manera, expresó su interés por la construcción del túnel paralelo, proyecto ejecutado por Agencia Nacional de Infraestructura, un trabajo que para León es la solución a la problemática que se presenta actualmente.

Compartir, es cariño!

    Dejar una Respuesta

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.