Solicitan la protección de más de 95 mil hectáreas del territorio indígena Aliwa Kupepe en Cumaribo, Vichada

  • A través de la medida cautelar radicada ante un Juzgado Civil Especializado en Restitución de Tierras de Villavicencio, se pretende frenar las afectaciones territoriales que afrontan las nueve comunidades del pueblo Sikuani, por cuenta de la presencia de grupos ilegales en su territorio ancestral.  

Ante la autoridad judicial competente, la Unidad de Restitución de Tierras solicitó la adopción de medidas cautelares en favor de las 62 familias que habitan el territorio ancestral Aliwa Kupepe, conformado por las comunidades: Arizona, Altamira Wako, Iboto, Tomarakoko, Dexawa, Grecia Toxibo, Mulibo, La Pradera y Alewedey. Este territorio tiene una extensión de 95.382 hectáreas y 2.891 metros cuadrados y está ubicado en el municipio de Cumaribo, Vichada.

“El objetivo de la medida cautelar es que se adopten medidas eficaces y oportunas para frenar las afectaciones territoriales que padecen estas comunidades como consecuencia del conflicto armado, entre estas, las restricciones a la movilidad, reclutamientos forzados, estigmatización, amenazas a las autoridades tradicionales, desplazamientos forzados, y pérdida de autoridad en su territorio”, explicó el director de la Unidad en el Meta Wilson Leyton.

Pese a que desde el año 2013 la Corte Constitucional ordenó la culminación del trámite de constitución de resguardo de este territorio ancestral, a la fecha, no se ha podido concretar. En este tiempo, las comunidades de ese territorio se han visto impactadas debido a la llegada de personas no étnicas, a la deforestación de sus bosques para cultivos de uso ilícito; y por el tránsito, presencia y control territorial por parte de actores armados ilegales.

La Unidad, evidenció que las afectaciones para el territorio Aliwa Kupepe han vulnerado los derechos a la seguridad jurídica, al uso y posesión del territorio indígena, a la libre circulación, a la autodeterminación y gobierno propio, al agua y medio ambiente sano, y a la integridad cultural de los pueblos indígenas.

Así las cosas, la Unidad solicitó la adopción de las siguientes medidas cautelares, previstas en el artículo 151 del Decreto Ley 4633 de 2011: primero, la culminación del trámite de constitución del resguardo; segundo, la implementación de procesos ambientales sancionatorios respecto a la deforestación indiscriminada de la selva ancestral de Aliwa, así como actividades de restauración y recuperación ambiental; tercero, la adopción de estrategias para el monitoreo de la cobertura vegetal, la protección de la biodiversidad y el recurso hídrico en el territorio. Por último, también solicitó la valoración de riesgo y medidas de seguridad en favor de las comunidades del territorio ancestral Aliwa Cupepe.

La restitución es un proceso técnico en el que predomina un fuerte componente social y humano. La Unidad continuará trabajando por la reparación integral a las comunidades indígenas de la Orinoquía colombiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.