Torneo Internacional del Joropo le devolvió la alegría a los metenses

Luego de un covid que encerró al mundo, quebró muchas empresas y cambió las dinámicas sociales de los seres humanos, hoy hemos aprendido a convivir con una pandemia que, no solo nos ha afectado la salud mental, sino que también ha generado nuevos comportamientos sociales en los que el distanciamiento físico, el tapabocas, el aforo limitado y el encierro, son los protagonistas del día a día; es por eso que la gente estaba cansada y le hacía falta divertirse.

Esto a pesar de que el departamento del Meta venía de una crisis antes de la pandemia por el cierre del kilómetro 58 y otros puntos críticos de la carretera Bogotá-Villavicencio, en la que la economía se sentía paralizada y donde según Fenalco, se perdían cerca de 50 mil millones de pesos diarios cada vez que se cerraban las vías de acceso a la capital del país, un año después de “recuperar” con pañitos de agua tibia este tramo, que en épocas de invierno, sobre todo en julio, ocasionaba emergencias, las personas y comerciantes seguían sintiendo un ambiente desalentador por los efectos negativos del virus.

El Torneo Internacional del Joropo, que en un principio de realizaba a mitad de año, por los cierres constantes de la vía al llano, pasó a celebrarse entre octubre y noviembre, meses en los que las precipitaciones bajaban. Para el caso de 2020, en el que el pico de la pandemia estaba alto y la red hospitalaria estaba desbordada, el Torneo se celebró en el mes de octubre de manera virtual, en medio de las restricciones de aforo y no realización de eventos masivos que existían en el país.

Dicho evento fue una invitación para que las personas se adaptaran a una nueva forma de vivir entre la realidad y la virtualidad, tal como se realizaba en otras partes del mundo donde se buscaba otra forma de divertirse sin que hubiese riesgo de contagio. Sin embargo, esto no llenó las expectativas de propios y turistas de la región, quienes tenían una “paranoia colectiva” por el tema del covid.

En 2021, año en el que los gobernantes le apostaron a la vacunación masiva para quitarle fuerza al virus que generaba tristeza y pérdidas de vida, en el Meta se empiezan a aplicar biológicos de manera acelerada, hecho que queda demostrado con las cifras bajas del número de contagiados en los reportes nacionales del Ministerio de Salud. Para Noviembre, mes en el que se conocía que la fecha de realización del Torneo Internacional del Joropo se iba a desplazar, la gente ya estaba lista con su indumentaria (cotizas, poncho y sombrero) para disfrutar de una fiesta que ya hacía falta.

Más de 15 mil ciudadanos, entre turistas y residentes, pudieron ingresar al parque Las Malocas de Villavicencio, que tuvo un aforo limitado del 75%, para disfrutar de los conciertos y actividades que por primera vez en su historia no tenían palcos para una clase política, líderes o clases sociales, por lo que, las personas pudieron tener un contacto más cercano con los artistas de talla local, nacional e internacional.

El licor, la rumba, el folclor, el reinado, todo el llano disfrutó de unas fiestas sin precedentes. Cansados y aburridos de un encierro masivo y de unas restricciones que generaba problemas de salud mental, perdidas económicas y de vida, la gente pedía a gritos que se abriera la talanquera para organizar un evento de esta magnitud.

Una fiesta que tal como se ha venido haciendo en el gobierno del mandatario Juan Guillermo Zuluaga, buscó descentralizar el Torneo para darle la oportunidad a municipios como San Martín de realizar la cabalgata y enlazar muchas de sus actividades para robustecer la celebración más grande del país que gira en torno al joropo y la cultura llanera. Más de 2.500 caballistas y 10 mil viajeros entre la vía Bogotá-Villavicencio, lograron disfrutar de unas fiestas que dejan claro que el Meta y el mundo necesita espacios de entretenimiento para superar situaciones y crisis mentales, de salud, económicas y demás, que están relacionados con la pandemia.

Un día dedicado para el folclor y los artistas llaneros, un homenaje a uno de los cantantes más grandes de la música llanera como Juan Farfán, un evento que hizo que las personas asistieran masivamente a Malocas para disfrutar del concierto de un artista de talla internacional como lo es Espinosa Paz, deja demostrado que la gente necesitaba salir de su encierro, de su cotidianidad para disfrutar de estos espacios propicios y únicos en los que podían tener momentos de ocio y esparcimiento social con los debidos protocolos de bioseguridad.

Doña Flor, quien venía de la ciudad de Bogotá, manifestó que este tipo de fiestas es una oportunidad de salir de la cotidianidad, conocer de la cultura, la gastronomía y tradiciones de otros lugares, como el Meta, que enamora por su hospitalidad y su carne a la llanera. “Uno cansado, sí, esto es algo espectacular, de verdad que sí”, dijo.

Para el caso de don Pedro, quien vende helados en las calles, las ventas incrementaron sustancialmente gracias a actividades como el Joropódromo que se realizó por la avenida 40, lo que mejoró sus utilidades que, normalmente por temas de pandemia que no permite esos eventos, no eran tan buenas desde hace un largo tiempo; “Toca invitar a la gente para que estemos pendientes todos los años de esta fiesta”, resaltó don Pedro, para quien este tipo de celebraciones tiene un impacto positivo en su bolsillo.

Más allá de las protestas sociales e inconvenientes que se están viviendo en un país polarizado, dividido y con tantas situaciones, la unión de muchas personas por un propósito de fiesta deja demostrado que no importa un color político, ideológico u otro. Para el pueblo, las personas y todas las clases sociales, el entretenimiento y lo que representa el Torneo Internacional del Joropo con su cultura, folclor, identidad y raíces que se pueden vivenciar, disfrutar y admirar en un corto plazo, como lo es un fin de semana, son vitales, es por ello que el Torneo sigue y seguirá siendo uno de los eventos más importantes en toda la región de la Orinoquia, que nunca se debe perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.