Causas de las elecciones presidenciales

Por: Brayan Rodríguez

El discurso como arma implacable por parte de los oradores, en este caso políticos, han penetrado las mentes de los ciudadanos llegando a un adoctrinamiento que ha ocasionado grandes cambios en la construcción de sociedades.

Este 29 de mayo se llevarán a cabo las elecciones a la Presidencia de la República de Colombia, suceso que ha tenido al país en un división política y su vez social, donde se ha generado un sin número de discriminaciones de todo tipo «si no eres simpatizante de mi candidato».

Esto siempre ha sido un problema mayúsculo porque hay quienes dan la vida por quien ni siquiera los conoce; se pierden amistades de muchos años porque alguien insultó a un candidato; van y le destruyen el puesto de empanadas a la señora que tenía un panfleto pegado del otro candidato, etc.

Hemos generado un odio en nosotros mismos por culpa de discursos que incitan a la guerra y a la falta de tolerancia, para que al final de las votaciones terminemos con la frase «ganaron y ni se asomaron más por acá».

Devolvamos el tiempo a los años del Bogotazo, hecho que trajo consigo cientos de muertos por ideales políticos bipartidistas, porque ser azul o rojo era un motivo más que suficiente para matarte. Hoy en día no es tan directo, gracias a muchos derechos y leyes que defienden la vida ante todo, pero el odio hacia nuestro vecino es algo que aún no se ha podido cambiar en las mentes de las personas.

A tantas frases que tiene nuestra amada Colombia se le suma esa que dice «somos un pueblo sin memoria». Durante mucho tiempo –más de medio siglo-, nos ha gobernado lo mismo y los mismos. La pregunta es… ¿vale la pena pelear con su vecino por alguien a quien a usted no le importa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.