¿Por qué no creemos en la administración de Ecopetrol?

Históricamente la organización sindical ha trabajado por construir relaciones obrero patronales basadas en el respeto, cumplimiento de los acuerdos y reconocimiento de las partes con el fin de priorizar escenarios pacíficos y resolutivos de las diferencias y conflictos que se puedan presentar en dicho relacionamiento.
En sentido contrario, la administración de ECOPETROL ha centrado sus esfuerzos en destruir la confianza en dicho relacionamiento mediante argucias bajas, desleales, premeditadas, de mala fe e incluso criminales con el único propósito de desaparecer al sindicato y arrebatarnos las conquistas convencionales que tanto nos ha costado lograrlas; veamos algunas de ellas:

► Política de ascensos indiscriminados: Táctica definida para cooptar activistas sindicales mediante dadivas y ascensos a “directivos” sin justificación alguna, pues estos trabajadores siguen desempeñando las mismas funciones que ejercían cuando eran convencionales, es decir, salta a la vista que la único intención es debilitar la organización sindical y reducir el impacto de la protesta sindical.

► Interpretación amañada del articulado convencional: En las últimas dos décadas la empresa ha contratado cientos de abogados con el único propósito de interpretar de manera amañada el texto convencional y así negar, restringir o desviar el espíritu original de los derechos pactados; elevando exponencialmente los conflictos y demandas jurídicas, que en algunos casos han terminado en costosas reparaciones sin que se determine responsables.

► Desconocimiento de la organización sindical: La empresa ha tomado como costumbre imponer y promover actos unilaterales sin la debida participación del sindicato, con el fin de precarizar los beneficios convencionales y restarle protagonismo a la organización sindical. Tal como ha sucedido con el procedimiento escalafonario, la guía de contratistas y el nuevo modelo de salud que pone en riesgo la vida de los trabajadores, pensionados y familiares.

► Promoción de leyes y actos legislativos: La empresa de la mano de los gobiernos de turno han promovido normas para arrebatar derechos de los trabajadores y atentar contra ECOPETROL como patrimonio público, mediante leyes espurias aprobadas por parapolíticos y mercenarios legislativos que se han vendido a cambio de contratos públicos y burocracia en las entidades públicas, entre ellas, ECOPETROL. Ejemplo de ello, Ley 789/02 convirtio la noche en día y disminuyo el reconocimiento de horas dominicales y festivas; Ley 797/02 aumento las semanas de cotización para pensión; Decreto 1760/03 que escindió a ECOPETROL; Acto legislativo 001 /05 que acabo con los regímenes especiales de pensiones; Ley 1118 que abrió la puerta de la privatización con la venta de acciones, entre otras. Para nadie es un secreto que ECOPETROL dispuso de funcionarios y terceros para promover soterradamente estas leyes.

► Restricción, penalización, persecución y represión del libre ejercicio de la actividad sindical:

La empresa desde el año 2002 militarizó la vida laboral con el fin de agudizar su política de persecución, hostigamiento, restricción y represión de la actividad sindical para minimizar el accionar del sindicato y con ello ganar correlación de fuerzas para imponer sus oscuras intenciones. Miles de procesos disciplinarios, presiones, amedrentamientos y acoso laboral a los trabajadores, agresión física permanente de la policía al servicio de la empresa y la prohibición del ingreso de los dirigentes sindicales a los sitios de trabajo, dan cuenta de la realidad. Hoy la justicia colombiana a salpicado a funcionarios de ECOPETROL en la participación de crímenes como homicidio y secuestro de dirigentes sindicales; además paramilitares confesos han señalado a la empresa como financiadora de sus fines criminales.

► Incumplen frecuentemente su palabra empeñada y mienten públicamente: En muchas ocasiones se han comprometido a hacer o no hacer determinada acción y no terminan cumpliendo.

En otras ocasiones salen públicamente a desmentir al sindicato cuando éste denuncia oportunamente un hecho que atenta contra los derechos de los trabajadores o que atenta contra el futuro de la misma empresa, y terminan ejecutando lo que habían cínicamente negado. Casos emblemáticos como el Decreto 1760/03 donde desde ministros, presidente de ECOPETROL y medios masivos de comunicación salieron a desmentir al sindicato y meses después lo emitieron.

Estás son sólo algunas razones que no nos permiten creer en la administración de ECOPETROL y menos, cuando en ves de abrir escenarios de dialogo acuden al hostigamiento y represión policial para desmontar la justa protesta por nuestro sagrado derecho a la salud.

Ese tipo de actuaciones, develan y confirman la falsedad y verdadera intención del nuevo modelo de salud que pretenden imponer, puesto que demuestra la falta de argumentos técnicos y jurídicos que apoyen la tesis del mejoramiento del servicio salud y por ende, acuden a la fuerza represiva y no al debate de ideas y argumentos.

Tenemos claro que el objeto del cambio de modelo obedece a una política economicista sin importar que pase con la vida de los usuarios, pero también, sabemos que siguen lineamientos del modelo neoliberal para seguir entregándoles los recursos a los monopolios privados.

Pero cuan equivocados están si creen que les vamos a permitir que implementen ese perverso modelo de muerte en nuestros servicios de salud, sepan que lo vamos a defender hasta las ultimas consecuencias y sepan que entre más hostiguen o repriman más intensificaremos la protesta que hasta ahora ha sido pacifica. No desistiremos hasta lograr la suspensión del proceso licitatorio y que se sientan con el sindicato a construir un modelo que aplique integralmente lo establecido en el capitulo de salud de nuestra CCTV.

Por otro lado, denunciamos y rechazamos ante la opinión pública los hechos del día de ayer, donde la policía dirigidos por los enemigos de la clase trabajadora, URIEL PEÑA Y OMAR ISNARDO ACEVEDO, agredieron cobardemente a los dirigentes sindicales y usuarios de la tercera edad quienes desarrollaban pacíficamente la legitima jornada de protesta. Hechos que fueron denunciados ante la oficina de derechos humanos de la presidencia de la república y organismos de control para su respectiva investigación y sanción correspondiente.

Exigimos a la administración atender el llamado de la organización sindical para abrir los escenarios que correspondan y encontrar una pronta solución, del mismo modo, respetar el derecho constitucional a la protesta y máxime cuando lo que esta en juego es el derecho fundamental a la salud y la vida, los cuales no pueden estar subordinados a otros derechos de menos rango constitucional.

Por último, queremos felicitar a todos los trabajadores que laboramos en el CAL por su comprensión y disciplina en el acompañamiento de las jornadas. También expresar nuestro reconocimiento a la entrega y disciplina por parte de los pensionados y familiares que de igual forma han venido apoyando esta justa causa.

ATRÁS EL NUEVO MODELO DE SALUD…ATRÁS, ATRÁS, ATRÁS.
POR EL RESPETO A NUESTRA CCTV…ADELANTE, ADELANTE, ADELANTE.
EXIGIMOS LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DEL PROCESO LICITATORIO…EXIGIMOS, EXIGIMOS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.