UNA PALABRA QUE DIVIDE

Nuestro país se polariza en torno a una palabra, “paz”, ella misma encarna odios y amores, encantos y desencantos, después de más de 60 años de terrorismo disfrazado de guerra de guerrillas, las FARC han llegado a una mesa de negociaciones logrando así a un acuerdo final de paz, y…ahí se armó el verdadero conflicto; si o no es la disyuntiva que tiene el pueblo colombiano, unos nos ofrecen una paz estable y duradera, otros temen el estado de impunidad de los acuerdos, desde el gobierno se inunda de propaganda por el “sí” corriendo a caudales el dinero que compra las conciencias, aunque el “no” no se queda atrás. Las redes sociales funcionan a todo vapor.

Si o No, es la consigna de los dueños del poder, la puja es por la supremacía poco o nada importa los actores del conflicto; víctimas y victimarios, polos opuestos de una contienda que se agudiza cada vez más en nuestro país, los primeros han quedado solos y en el olvido, no tienen voces que los defiendan  y jamás tendrán una mesa de negociación o una restitución real. Los segundos han ganado la guerra y se han llevado un buen botín “perdón y olvido” y esto a costo de las víctimas.

Si o No es la palabra que define el futuro de este acuerdo, una porque se acaba la guerra y la otra porque se obliga a rectificar, tanto la una como la otra son la panacea que salvan a nuestro país. Que lejos estamos de la realidad; la paz no tiene un dueño absoluto, no nació en la Habana ni morirá allí, es un derecho adquirido que tenemos los habitantes de la tierra y que podemos exigir a nuestros gobernantes es su obligación abogar por ella.

Un campesino sin campo es un “empleado sin empleo” ¡viva la paz! ¿Podrán decirlo? Un ciudadano desprotegido y a merced del hampa, una justicia dispuesta para el mejor postor, un hombre que levanta la bandera blanca de la paz en masiva manifestación, pero que al llegar a su hogar golpea a su esposa sin misericordia ¿esto es paz? Que con el “si” vamos a dejar de matarnos y con el “no” seguirán las masacres, sofisma de distracción de una élite irresponsable que sabe dónde se encuentra la paz, pero que no está dispuesta a dejar sus comodidades y sus vicios para ofrecernos a los colombianos una paz duradera. Para unos, la paz está en los bolsillos, para otros está en la conciencia… ¿en qué orilla está la suya?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.